EUS

Naiara Palacios, el arte de la pedagogía

Naira Palacios tiene una sólida formación en el ámbito artístico y pedagógico, por eso no es extraño que se haya especializado en educación artística infantil, con proyectos que desarrolla en espacios culturales como el Museo de Bellas Artes de Bilbao, Museo de San Telmo o Kutxa Kultur.

Ha trabajado como coordinadora del servicio pedagógico de Koldo Mitxelena Kulturunea y es la creadora del proyecto para la estimulación creativa de bebés Artean mara-mara, Afrikan mara-mara y Gaur mara-mara en el Museo de San Telmo.

Con residencia artística en Tabakalera, combina su pasión pedagógica con la ilustración, y ha sido galardonada con la beca Elkartoki, que trata de transformar espacios escolares para transformar así las dinámicas que surgen dentro de los mismos.

En Loreka Haur Eskola queríamos que nos diera su propia visión sobre actividades creativas en el ámbito de 0 a 3 años.

LOREKA > Sabemos que en educación las cosas están cambiando mucho estos últimos años, y todavía queda mucho por hacer, en este contexto ¿cuál crees que es el papel de los educadores infantiles del s.XXI?

NAIARA > Como educadora artística me gustaría reivindicar el valor, utilidad y efectividad de los talleres dirigidos por artistas en activo que poseen experiencia en educación. Es fundamental para los educadores artísticos el conocimiento de la creación desde dentro y, eso lo hace diferente de un guía o animador sociocultural. De este modo, se desarrolla la intuición necesaria para enseñar, que surge del contacto con el propio proceso de creación.

En este contexto, el papel del educador artístico a través de la estimulación creativa, es favorecer el entorno y el momento para facilitar a la niña y el niño su propio aprendizaje. Se trata de propiciar un espacio de confianza en el que la niña y el niño desarrollen sentimientos de pertenencia a ese entorno cercano y a la comunidad, en la que comenzarán a socializar y generar su propio yo.

Creo en el papel del adulto como facilitador de herramientas afectivas, sociales, éticas y culturales para la maduración biológica, psicológica y social del niño y la niña, que están directamente relacionadas con el apego y con la empatía.

LOREKA > Trabajar con niños y niñas de 0 a 3 años implica no solo conocimiento y preparación, sino también inteligencia emocional, empatía y capacidad de transmisión de sentimientos tan importantes como el afecto o la confianza ¿qué opinas de la educación emocional?

NAIARA > La Inteligencia Emocional ha surgido en los últimos 25 años como un concepto muy relevante del ajuste emocional, el bienestar personal, el éxito en la vida y las relaciones interpersonales en diferentes contextos de la vida cotidiana.

Pienso que es importante trabajarla, tanto desde las familias como desde el entorno escolar. También creo, que para que sea un aprendizaje positivo, tanto familias como educadores deberían tener mas conocimiento sobre el tema.

Actualmente existen muchos juegos y ejercicios que nos ayudan a tomar conciencia de nuestras emociones, a saber regularlas y llegar a una autonomía emocional. Esto favorece las competencias sociales y el bienestar.

Además, es beneficioso para el conjunto de la sociedad, ya que las personas que se encuentran en un bienestar emocional son capaces de contribuir en el bienestar colectivo. Por otro lado, la educación emocional no positiva, podría llevarnos a todo lo contrario. Por esto, pienso que es importante la formación permanente del adulto que educa en lo emocional.

Las emociones negativas son inevitables, es importante dejarlas fluir y reconocerlas. A veces creo que caemos en el error de hacerlas desaparecer del entorno de la niña y el niño que entonces, no sabrá gestionar la frustración. Por esto, es importante reconocerlas y aprender a regularlas de forma apropiada. En cambio las emociones positivas hay que buscarlas. Y aun así a veces no se encuentran. Por esto, tal vez, sea mejor aprender a construirlas.

Confío en el poder del arte como elemento de construcción. El arte y la creación artística están directamente vinculados al terreno emocional, por eso creo firmemente que la educación artística es una herramienta clave en el aprendizaje tanto infantil como en edad adulta, ya que está íntimamente ligado a la capacidad humana de crear, expresar, apreciar y ser sensible a través de múltiples lenguajes.

Además, permiten al niño o la niña conocer y transformar, representar e interpretar tanto el entorno que les rodea como a sí mismos. Entiendo la dimensión artística como el desarrollo del potencial expresivo, creativo, estético, comunicativo, cognitivo, sensible y socioemocional.

LOREKA > Uno de los principales objetivos de Loreka Haur Eskola, es potenciar la creatividad y expresividad de niños y niñas mediante actividades en los que son verdaderos protagonistas ¿cuál es tu metodología en los talleres creativos que impartes para niños pequeños?

NAIARA > Propiciar el juego y el desarrollo creativo a través de la estimulación sensorial.

Cuando trabajo con niños pequeños en un museo, parto de una exposición o una imagen artística concreta. Mi objetivo, a nivel global, es favorecer la inclusión de este público en el museo, asumiendo todo tipo de handicaps que encuentro por el camino (un espacio no adecuado en su diseño para los niños y las niñas, un espacio ajeno lleno de normas, unas familias que acompañan incómodas por miedo a no saber…)

El mayor de los obstáculos que nos encontramos por ejemplo en un museo es la regla fundamental de que todo se puede mirar pero nada tocar. Estamos trabajando con una edad en la que la primera forma de percepción de algo es la oral y la táctil.

En mis sesiones en museos trato de crear un vínculo sensorial entre la imagen que miramos y la que podemos manipular. Si estamos mirando unas pinturas con nubes, comemos y olemos nata al mismo tiempo que metemos nuestras manos en sacos de algodón, por ejemplo.

Mirar y reforzar la vista con otros estímulos sensoriales. El uso del sonido es un recurso que normalmente potencia muchísimo la imagen.

Por otro lado, cuando me encuentro en espacios menos encorsetados, mis sesiones se vuelven mas intuitivas y libres. No hay necesidad de empezar por un orden sino que se puede partir del caos para que cada niño y niña busque su propio lugar y orden.

En el caso de los talleres de pintura, suelo cocinar pintura comestible para que libremente puedan comérsela y ese no sea un problema a la hora de descubrir y jugar.

Recientemente he ilustrado un cuento infantil que sirve de guía para que niños y niñas puedan descubrir las obras del Grupo Gaur a través de un personaje que lo utilizaremos como hilo conductor y narrador. La narración es un recurso que suelo utilizar a partir de los dos años de edad.

LOREKA > Cuando aplicamos metodologías educativas que dan resultados positivos desde el primer momento, sabemos que estamos haciendo las cosas bien ¿cómo evolucionan los niños en tus actividades creativas? ¿ves el potencial entre unos niños y otros a nivel creatividad?

Noto una clara evolución en los niños niñas que frecuentan talleres de este tipo. Por poner un ejemplo concreto, en mayo del 2017 arranqué el programa para Ubik en Tabakalera “El Submarino rojo” sobre estimulación creativa para bebés. Un grupo estable de niños y niñas  participan en él. En este tiempo, la evolución ha sido increíble. Ellos y ellas han crecido y aprendido y han sabido aportar al “Submarino rojo” todo esto. Todos y todas crecemos y evolucionamos de alguna forma.

He coincidido con estos mismos niños y niñas en otras sesiones en otros espacios y tanto a ellos como a sus familias, se les nota que frecuentan este tipo de dinámicas y se encuentran a gusto. Se nota y se traslada al resto del grupo. Me alegra ver que los espacios culturales de la ciudad se están integrando de manera natural en la identidad de estos niños y niñas. Si queremos espacios culturales llenos de jóvenes y adultos, es importante trabajar desde edades tempranas.

En cuanto al potencial creativo. Me gusta pensar que todos y todas tenemos un potencial creativo diferente e igualmente válido. Lo que sí veo es que hay diferentes formas de goce. El goce del niño o la niña que tiene una actitud activa creativa, el o la que goza observando, el o la que disfruta limpiando y recogiendo… Es algo muy interesante y curioso.

LOREKA > Potenciar la creatividad en niños y niñas de 0 a 3 años requiere de conocimientos y técnicas no solo artísticas, sino también emocionales. Debemos facilitar que los niños tomen sus propias decisiones y dejar que elijan libremente los materiales que quieren utilizar y el camino que quieren seguir ¿Qué beneficios crees que aporta esta metodología de libertad creativa?

NAIARA > Una libertad creativa bien entendida creo que es el espacio propicio para alcanzar aprendizajes significativos. Y digo bien entendida porque en el marco de la libertad creativa también es importante reforzar la idea de entorno compartido, respeto, co-responsabilidad, afectividad y autogestión.

Sería interesante crear dinámicas colectivas para desarrollar las relaciones, la empatía y evitar el sentimiento de propiedad.

Así, las dinámicas de libertad creativa son muy positivas ya que cada niño y niña aprende y descubre a su propio ritmo y siguiendo su propia intuición. Asume sus errores y celebra sus aciertos. Como no se espera ningún resultado concreto, el niño y la niña puede llegar hasta donde quiera, siendo el proceso la propia meta de los educadores artísticos.

Volver Actualidad

Loreka.com utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación.
Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.